miércoles, 6 de julio de 2016

Lemon pie ¡sin huevo!



Ingredientes:


Para la base

  • Harina (yo uso de espelta, pero vale cualquier cereal)
  • Mantequilla
  • Un par de cucharadas de azúcar
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de bicarbonato

Para la crema

  • Un vaso y medio de leche
  • Mucho azúcar
  • El zumo de dos limones
  • La ralladura de un limón
  • 2 sobres de gelatina neutra en polvo

Para el merengue

  • Un tarro de garbanzos cocidos sin sal
  • 3/4 de taza de azúcar
  • Una pizca de sal
  • La ralladura de un limón

Preparación:


La base


Es una tartaleta de masa quebrada. Simplemente se echan todos los ingredientes en el vaso de la picadora y se "pica" hasta que se formen migas de  masa. Se puede rectificar la cantidad de harina o mantequilla sobre la marcha.

Se amasa un poco (muy poco) sobre una superficie lisa, se extiende la masa con un rodillo, y se forra con ella un molde bajo. Se pincha el fondo con un tenedor y se hornea 10 minutos a 180°C.

La crema


Se calienta la mitad de la leche con el azúcar a fuego suave sin dejar que se pegue.  Mientras tanto se disuelve la gelatina en la leche restante.

Cuando la leche del fuego se ha reducido un poco, se añade el zumo y la ralladura y se deja que se vuelva a calentar.

Se retira del fuego y se añade la leche fria con gelatina. Se remueve bien para que se mezcle y se vierte sobre la tartaleta que ya estará horneada.

Se deja enfriar un par de horas en la nevera

El merengue


 Cuando el pastel está  bien frío,  se puede preparar el merengue. El merengue de agua de garbanzos es un hallazgo sorprendente que he encontrado en la pagina de recetas veganas aquafaba.com. Parecerá una locura, pero esta preparación sabe a merengue de verdad.

Se filtra el liquido del frasco de garbanzos con un colador. Los garbanzos se pueden reservar para otro uso. Quedará entre 100 y 150ml de un líquido viscoso de consistencia parecida a la clara de huevo. Se echa una pizca de sal para facilitar la tarea y se bate a punto de nieve con un batidor eléctrico de varillas.

Una vez conseguido el punto adecuado, se va añadiendo azúcar muy poco a poco y sin dejar de batir. El merengue adquirirá una consistencia cremosa y flexible, igual que se comportaría uno hecho con claras de huevo. En ese momento se puede añadir la ralladura de un limón batiendo con suavidad para que se mezcle.

Por último se vierte el merengue sobre el pastel y se lleva al horno para gratinarlo 5 minutos. Es muy importante que el merengue no sufra un calor continuado, solo se le da un toque de gratinado superior. Este merengue, a diferencia del de huevo, se desestabiliza y se hunde al recibir calor, por eso este paso debe ser  muy rápido.

Se deja enfriar antes de servir

Versión vegana


Ya que el secreto del merengue procede de una web vegana, me siento en deuda con ese colectivo y me gustaría hacer una adaptación vegana de mi receta para compartirla con ellos. Se pueden sustituir sin alterar la receta los siguientes ingredientes:


  • Mantequilla por aceite de girasol o por crema de almendras, que le da un toque de sabor a la masa quebrada
  • Leche animal por cualquier leche vegetal
  • Gelatina por agar-agar. Si se prefiere, también  se puede espesar la crema con maizena
  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario